• angelus


    V. The Angel of the Lord declared unto Mary.
    R. And she conceived of the Holy Spirit.
    Hail, Mary, full of grace,
    the Lord is with thee.
    Blessed art thou among women
    and blessed is the fruit of thy womb, Jesus.
    Holy Mary, Mother of God,
    pray for us sinners,
    now and at the hour of our death. 
    Amen.

    V. Behold the handmaid of the Lord.
    R. Be it done unto me according to thy word.
    Hail, Mary, full of grace,
    the Lord is with thee.
    Blessed art thou among women
    and blessed is the fruit of thy womb, Jesus.
    Holy Mary, Mother of God,
    pray for us sinners,
    now and at the hour of our death. 
    Amen.

    V. And the Word was made flesh.
    R. And dwelt among us.
    Hail, Mary, full of grace,
    the Lord is with thee.
    Blessed art thou among women
    and blessed is the fruit of thy womb, Jesus.
    Holy Mary, Mother of God,
    pray for us sinners,
    now and at the hour of our death. 
    Amen.

    V. Pray for us, O Holy Mother of God,
    R. that we may be made worthy of the promises of Christ. 

    Let us pray:
    Pour forth, we beseech thee, O Lord,
    thy grace into our hearts; that we,
    to whom the Incarnation of Christ, thy Son, was made known by the message of an angel, may by his Passion
    and Cross be brought to the glory of his Resurrection. 
    Through the same Christ, our Lord.
    Amen.
  • angelus


    V. El Ángel del Señor anunció a María.
    R. Y concibió del Espíritu Santo.
    Dios te salve, Maria.
    Llena eres de gracia!
    El Seńor es contigo.
    Bendita tú eres entre todas las mujeres,
    Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
    Santa María, Madre de Dios,
    ruega por nosotros pecadores,
    ahora y en la hora de nuestra muerte.
    Amén.

     
    V. He aquí la esclava del Señor.
    R. Hágase en mi según tu palabra.
    Dios te salve, Maria.
    Llena eres de gracia!
    El Seńor es contigo.
    Bendita tú eres entre todas las mujeres,
    Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
    Santa María, Madre de Dios,
    ruega por nosotros pecadores,
    ahora y en la hora de nuestra muerte.
    Amén.

    V. El Verbo se hizo carne.
    R. Y habitó entre nosotros.
    Dios te salve, Maria.
    Llena eres de gracia!
    El Seńor es contigo.
    Bendita tú eres entre todas las mujeres,
    Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
    Santa María, Madre de Dios,
    ruega por nosotros pecadores,
    ahora y en la hora de nuestra muerte.
    Amén.

    V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
    R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

    Oremus:
    Te suplicamos, Señor,
    que derrames tu gracia en nuestras almas
    para que los que, por el anuncio del Ángel
    hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz
    seamos llevados a la gloria de su Resurrección.
    Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
    Amén.